Camino de Santiago: Ruta a pie Donibane Garazi – Orreaga


Peregrinos de todo el mundo: italianos, japoneses, franceses, alemanes, holandeses… mucha gente llega a Donibane Garazi desde diferentes rutas. Lo vivido en el Camino Francés nada tiene que ver con lo que viví en el Camino de Santiago por el Camino de Baztan donde yo era el único realizando la ruta.


Camino de Santiago - Camino Francés

El día anterior a realizar la etapa a pie desde Donbane Garazi a Orreaga estaba un poco asustado, se suponía que iba a ser una etapa de 8 horas (27,5 km) subiendo montes, y en la que mucha gente se había perdido a consecuencia de la niebla que suele haber por estos parajes… pero no, todo fue genial: hice todo el recorrido a pìe en 7 horas, la niebla no apareció mas que unos minutos y gracias a eso pude disfrutar de las espectaculares vistas de este precioso camino. Vamos que comparado con el Camino de Baztan, el Camino de Santiago por el camino Francés es muy fácil!

Anuncios

Camino de Baztan – Etapa 4 – Lekarotz – Olague


Después de 3 días caminando por Euskal Herria en mi ruta del Camino de Santiago por el camino de Baztan, mis pies estaban bastante hechos polvo, pero mis ganas por llegar a Iruña me animaron a continuar con la aventura solitaria. Sabía que esta ruta del Camino de Santiago no era muy frecuentada ya que la han rescatado hace pocos años y no es tan conocida como el famoso camino que pasa por Orreaga (Roncesvalles), pero no sabía que yo sería el único haciendo el camino…

Como el día anterior habia adelantado camino, a pesar de todas la vueltas que di para encontrar donde dormir en Baztán, si mis pies y mis pernas no resisitian todo el día andando, pensé que me podría quedarme en Berroeta, en el nuevo albergue. Tras desayunar en el mismo albergue que dormí, tuve que pasar otra vez por Irurita, donde paré en un pequeño comercio para comprar un bocadillo de “chorizo pamplona” y fue la mujer encargada del establecimiento quien me informó que casualmente esa misma mañana habia leido en el periódico que se inauguraba el albergue de Berroeta, asi que me sentí afortunado y seguí mi camino. El camino hacia Ziga iba por un empinado y estrecho camino de piedra. Justo en lugar donde este camino se unia con la carretera de coches, una mujer que se encontraba sentada en la entrada de su caserio me notó sediento (lo estaba) y me dijo donde podia encontrar una fuente. Me encantan las fuentes, y más cuando las necesito como era este caso. Rellené la cantimplora y seguí hasta pasar por al lado de Ziga y Aniz, dos pueblos de postal que me encantan por su sencillez y el entorno que les rodea. El camino, es de fábula por estos lugares, vas andando rodeado de arboles, por la ladera de un monte que no se cómo se llama (pero me tengo que enterar de su nombre y subir a su cima). Asi, hasta llegar a Berroeta, un pueblo aislado en la montaña en el que hace muy poco que han instalado luz eléctrica en sus caserios. Berroeta iba a haber sido el lugar en el que hubiera dormido si todo habría sido como lo planifiqué antes de empezar el Camino de Baztan, pero era muy pronto y todavía podía hacer muchos kilometros más Me sentia fuerte y mis piernas parecía que andaban solas.
Hasta Berroeta había llegado muy bien, siguiendo las flechas amarillas del camino de Santiago, pero al de poco de pasar Berroeta, no se cómo pero perdí el rumbo y seguí por la carretera general hasta llegar a Almandotz. En Almandotz, entré a un bar a descansar. Alli habia unos del pueblo comentando entre risas lo locos que estaban los que salian en las noticias de la tele haciendo cola por comprarse un movil:el nuevo iphone.

Al salir de Almandotz retomé el camino correcto del Camino de Baztan, el objetivo era llegar a Lantz y buscar un albergue o un lugar en el que dormir. Si llegaba habría recortado en un día los días que pensaba que me iba a llevar llegar a Iruña.

Estaba subiendo el puerto de Belate, es un monte precioso lleno de hayas, pero otra vez me perdí, no encontraba la maldita flecha… hasta que aleluya! la encontré! hay que hacer el camino y perderse un buen rato en el bosque para sentir el subidón que dá encontrar un flecha amarilla despues de media hora de no saber hacia donde va uno.

Llegué a la altura de una benta que hay en la subida al puerto de Belate, me comí el bocadillo de chorizo pamplona que había comprado en Irurita mientras veía los impresionantes paisajes de montaña cubierta de hayas y entre a la benta a tomar un café. Le pregunté a la encargada si era fácil seguir el camino (ya que ya me había perdido) y me contestó que era fácil, pero que tuviera cuidado si venía la niebla, que en ese caso lo mejor era que bajara a la carretera de coches y siguiera por ahi el camino, también me dió el teléfono de la mujer encargada de albergue de peregrinos de Olague por si lo necesitaba.

Efectivamente el camino hacia la cima del puerto de Belate era fácil de seguir y además era precioso. En la cima debía haber un monasterio abandonado y alli era a donde me dirigia, hasta que apareció la niebla. Se acercaba a mucha velocidad y aunque estuve a punto de no hacerlo, baje a la carretera de los coches como me aconsejó la mujer de la benta.

Entré en el valle de Ultzama, es alucinante, una maravilla de la naturaleza, sobre todo si te gustan los hayedos tanto como a mi. Fue una pena no haber hecho esa parte del camino por dentro del bosque, ahora ya no iba por el original Camino de Santiago, y habia perdido la ruta para llegar a Lantz.

Tuve suerte que fue cerca de Olague cuando empezó a llover. Estaba parado en la cuneta sacando el chubasquero y justo paró un coche y el conductor se ofreció a acercarme a Olague. Me vino genial que la mujer de la benta me hubiera dado el teléfono para contactar con la encargada del albergue de Olague, una mujer increiblemente amable y simpática. Compré unas madalenas caseras en la única tienda del pueblo, di un paseo, una ducha y a dormir.

Me fui a la cama con la pena de no haber coronado Belate y no haber podido seguir el camino original hasta Lantz, y es un tramo que tengo que hacer pronto. Ya os lo contaré en este blog algún diá.

Dia 1 – Camino Baztan: Baiona – Ustaritz
Dia 2 – Camino Baztan: Ustaritz – Urdazubi (Urdax)
Dia 3 – Camino Baztan: Urdazubi – Lekarotz
Dia 4 – Camino Baztan: Lekarotz – Olague
Dia 5 – Camino Baztan: Olague – Iruña

Camino de Baztan – Etapa 2 – Ustaritz – Urdazubi


Dormí muy bien en el pórtico de la escuela de Ustaritz, me desperté a las ocho de la mañana y cuando estaba recogiendo apareció un chaval que sorprendido de verme allí me dijo que no se podía estar ahi. Le contesté que ya me iba y comencé mi segunda etapa, con destino a Urdazubi (Urdax).

Desayuné en una cafetería, alli tambien hablaban perfectamente en euskera y eso me alegró el día, una alegria que sentiría una y otra vez al divisar los paisajes, salvo en los momentos en los que tenía la sensación de estar perdido por no encontrar la flecha amarilla que indicaba el camino a seguir. Pasé por Zuraide y comencé el ascenso de un monte con destino a Ainhoa.
Todo fue bien… hasta que me perdí. Pregunté a una mujer que salía de su casa si quedaba mucho para llegar a Ainhoa. Me dijo que una hora y media pero su hija que estaba al lado dijo que podían ser dos o tres horas… me desmoralicé bastante pero seguí adelante. Una hora mas tarde, de tanto subir estaba agotado, con poco agua, poca comida, bajo un sol abrasador y en una zona de helechos siin ninguna sombra en la que pararme a descansar a gusto. Estaba exausto y tenía que hacer algo para descansar, asi que monté una pequeña sombrilla con la esterilla y me tumbé poniendo la cabeza a la sombra. Cerré los ojos, estaria unos 15 minutos asi, no más y cuando los abri me di un susto impresionante! habia cinco buitres volando en circulo justo encima mio! me puse hipernervioso, si me hubiera quedado dormido seguro que hubieran acabado al lado mio! recogi todo y aunque todavía estaba cansado y perdido segui montaña arriba hasta que encontré una sombra mejor sin los buitres a la vista. Descansé y segui hacia arriba, preocupadisimo por el calor y mi escasez de agua y comida, pero tuve la suerte de que en la cima habia unos pastores con caballos que tambien hablaban euskera y me dijeron que siguiendo el camino que me indicaban, en 15 minutos vería Ainhoa y me sería fácil seguir el camino sin perderme.

A partir de ahi hice todo el camino mucho mas tranquilo hasta que llegue a las dos de la tarde a Ainhoa y me tiré en un parque ha descansar un buen rato.
Comi en abundancia, era comida ligera y me dió suficiente fuerza para seguir con el camino, pasando por Dantxarinea y llegar a Urdazubi.

Esta vez no me perdí en el camino y veia las flechas con bastante frecuencia, asi que disfrute mucho con los paisajes del camino rumbo Baztan.

Al llegar Urdazubi me encontré posiblemente el pueblo más bonito que he visto en mi vida. No es que haya muchas cosas en Urdazubi pero me encantó y guardo un recuerdo maravilloso de Urdazubi.
Hay un monasterio muy grande reformado que ahora sirve de albergue de peregrinos, llamando al telefono que habia en la puerta me puse en contacto con la encargada del albergue, una mujer muy muy simpatica que me dio todas las comodidades, me dio mi credencial de peregrino y alli me quedé yo sólo en un monasterio con muchisimas historia, recien reformado, para mi solo. Me sentia como un rey, me duché y eché a dormir tan feliz.

Dia 1 – Camino Baztan: Baiona – Ustaritz
Dia 2 – Camino Baztan: Ustaritz – Urdazubi (Urdax)
Dia 3 – Camino Baztan: Urdazubi – Lekarotz
Dia 4 – Camino Baztan: Lekarotz – Olague
Dia 5 – Camino Baztan: Olague – Iruña

El Camino de Santiago por el Camino de Baztan


Este año me siento con fuerzas y ganas de hacer 6 etapas del Camino de Santiago por el Camino de Baztan. Estuve en Baztan el 2007 y me enamoró. Esta vez voy a recorrermelo andando para disfrutar aun más de su belleza natural.

camino de baztan

La ruta del camino de Baztan que seguire es la siguiente:

Etapa 1. Baiona – Ustaritz
Etapa 2. Ustaritz – Urdax
Etapa 3. Urdax – Amaiur
Etapa 4. Amaiur-Berroeta
Etapa 5. Berroeta – Lantz
Etapa 6. Lantz – Pamplona

Como no soy un caminante muy experimentado, espero llegar a tiempo cada día a los albergues, para descansar los pies ya que según tengo entendido todos los que hacen el Camino de Santiago acaban con ampollas en los pies 🙂

Actualización:

Al final fui a hacer el Camino de Baztan el 2008, y lo hice en 5 días por lo que no segí este plan inicial. Aún así, este viaje por el Camino de Baztan me ha dejado maravillado.

A %d blogueros les gusta esto: